¡Gracias muchachos por dejar el alma en la cancha y llenarnos de orgullo!