A los 13 años, Rodrigo ya es un entrenador experto.
Un DT que armó su equipo en soledad y que se divierte compitiendo con su papá y con su hermano.
Hincha de River, sumó muchos puntos gracias a figuras de Newell’s y se llevó la fecha.