Ganador Gran DT Torneo Final 2013

miércoles, 26 de junio de 2013

Christian Allen sumó 1.407 puntos, fue el técnico campeón y suyo es el premio de 150.000 pesos.
"Para coronarse se requiere de conocimientos específicos", explica este apasionado por las estadísticas.

 

A veces un golpe de suerte lo cambia todo. Y otras, la regularidad y la parsimonia superan el azar. Más si se le suma una cuota de dedicación y pasión por lo que se hace.

Por eso, la combinación de todos estos aspectos en su medida justa producen algo excepcional como lo fue para el campeón del Torneo Final del Gran DT, Christian Allen, quien sumó 1.407 puntos y se llevó un premio de 150 mil pesos.

"Para ganar una fecha es funda- mental la fortuna. Es muy compli- cado prever quiénes van a ser los mejores. En tanto, para coronarse como el mejor del torneo se requiere de conocimientos específicos. Igual, uno puede analizar un montón de aspectos, pero una mínima de cuota de suerte tiene que existir", explicó el técnico virtual para entender cómo fue posible su consagración.

Pues fanático por los juegos de simulación de DT, este emplea- do de una compañía de seguros se basó en su amplia experiencia para forjar una fortaleza de once jugadores. "Soy un apasionado por las estadísticas y estoy atento a los rendimientos de cada futbolista, además de estar muy bien informado. Jugué tantos años que esto significa una alegría enorme. Por suerte, el esfuerzo no fue en vano", soltó algo aliviado.

A partir de una base sólida conformada por Sebastián Saja, Lisandro López, Ignacio Scocco y Luciano Vietto, quienes se repitieron en la mayoría de los fechas, el Gran DT alcanzó una regularidad que le permitió no variar mucho su equipo. "Lo más difícil es encontrar a ese grupo selecto de jugadores que suman de una manera continua. Por eso, siempre tuve un gran promedio de puntos y todos muy altos", analizó. No obstante, los cuatro cambios de último momento, previo a la última jornada, fueron clave para saltar a lo más alto del podio. "Eso no era habitual para mí. Pero sabía que tenía que descontarles puntos a los punteros y fui por todo", reveló.

De esta manera, con el ímpetu de participar por el solo hecho de divertirse, Allen se topó con una suma de dinero inesperada. Tanto que aún no tuvo tiempo para pensar cómo la va a gastar. "Ya estaba contentísimo por estar entre los diez primeros de la tabla general.

Era todo un logro. Mi mejor posición había sido el puesto 5 mil. En un momento ya estaba feliz por ocupar el lugar 120. Y poco a poco subía de posición. Igualmente, siempre me tracé el objetivo de terminar entre los primeros diez", contó el flamante campeón.

De todos modos, en el momento que se enteró de la buena noticia su oficina estalló en un festejo generalizado, idéntico a la cancha de sus amores. "Fue un desahogo generalizado. Todos mis compañeros de trabajo empujaban para que se me diera. Parecía la popular de Racing", ironizó en alusión al espectáculo brindado por la hinchada del cuadro albiceleste en la última fecha. Y agregó: "Ahora voy a tener que preparar otro gran festejo a la altura de ese".