Silvio Lezcano, el mejor entrenador de la fecha, no tocó a su equipo original.