Es Nicolás Bonisconti, uno de los 13 mil habitantes de Almafuerte (Córdoba).
Asegura que es "un fanático del juego" y que merecía el premio "por la constancia".